#LaPalabraPrecisa

#206

20/04/2018

 

Mamma

Antonio Dal Masetto

 

 

El hombre se alejó del Bajo y concurrió a un cumpleaños por el barrio de Saavedra, pasó una noche tormentosa y terminó quedándose dormido sobre un sofá. Se despierta, sale a la luz del mediodía y se orienta buscando una avenida. Mientras avanza tiene la impresión de estar pisando sobre rodillos de goma y en movimiento. Descubre un pequeño restaurante y se dice que tal vez le vendría bien comer algo, aunque es probable que su único deseo sea huir del sol. Lo atiende un tipo moreno y fornido, evidentemente el dueño del negocio. Plato del día: tallarines caseros. El hombre acepta. Pide una cerveza, teniendo en cuenta la vieja teoría de que es lo mejor para componer el estómago después de una noche pesada. Toma el primer vaso, respira aliviado y estudia el ambiente. El gran retrato de una anciana (dos metros por metro y medio) domina el mostrador. Abajo, un letrero: Mamma. El hombre deduce que se trata de la madre del fornido, probablemente fallecida. La clientela está compuesta exclusivamente por obreros. Hablan en voz baja y cuando terminan de comer limpian los platos con trozos de pan hasta dejarlos lustrosos.

El fornido retira los platos vacíos gruñendo de satisfacción. Desde alguna parte llega la voz de Beniamino Gigli repitiendo siempre la misma canción: Mamma.

Aparece la fuente de tallarines, una porción que alcanzaría para tres personas. El hombre se sirve y después de un par de bocados decide que, pese a la cerveza y a la teoría, su estómago sigue en muy mal estado. Por lo tanto desiste de la comida y pide otra botella. Cree advertir que el fornido, por alguna razón, se ha puesto un poco nervioso y no deja de observarlo. Paga y, cuando está levantándose para irse, el fornido lo llama y le ofrece un café. Más por indolencia que por otra cosa, el hombre se acerca al mostrador. El propietario, sonriendo, luciendo sus grandes dientes cuadrados, lo convida también con una copa de coñac. Sirve abundantemente. El hombre no tiene suficientes fuerzas como para negarse. Y todo el tiempo siente que el otro, mientras va y viene, lo estudia con un solo ojo.

El fornido le pregunta si le agrada la música italiana. El hombre contesta que sí. El fornido:

—Pero seguramente no le gusta la comida italiana.

El hombre se apresura a explicarle que todo lo contrario. El fornido lo ilustra acerca de las diferentes especialidades de la casa, generalmente pastas, siempre caseras. Le dice:

—Venga, quiero mostrarle la cocina.

El hombre, llevando su copa de coñac, lo sigue. Pasan a una habitación grande y en penumbra. Entonces el hombre descubre a la anciana del retrato, doblada sobre una mesada y amasando. Un haz de luz baja desde una claraboya y va a dar sobre la cabeza de la mujer, iluminándole la frente y haciendo resaltar los pómulos y la nariz. El hombre piensa que esa imagen, el juego de luces y sombras, imprimen al lugar cierto aire antiguo y sagrado. Es como un templo.

El fornido aclara:

—Ella hace todo, amasa, cocina, se encarga de las compras, lava, zurce, plancha, mantiene limpios el restaurante y la casa, y cuando le sobra tiempo inventa recetas nuevas.

El hombre vuelve a asentir. El fornido:

—Es una santa y usted le despreció los tallarines.

Tomado de sorpresa, el hombre intenta una protesta. El fornido lo interrumpe con un gesto:

—Hable bajo.

Y señala a la anciana que sigue amasando en su rayo de luz e ignorándolos.

El hombre percibe que el tono de la voz del otro ha cambiado levemente, aunque todavía no llega a ser amenazante. Advierte también que el fornido está parado entre él y la puerta, impidiéndole toda posibilidad de salida. Oye:

—Usted hizo sufrir a la mamma.

A esta altura, lo único que el hombre distingue es el brillo de los cuchillos que cuelgan de las paredes. Ve a su lado, sobre otra mesada, la fuente de tallarines que despreció. Cautelosamente, estira el brazo derecho, toma un tenedor y comienza a comer los fideos que ya están fríos. Los va empujando con breves sorbos de coñac. Es una tarea dura y dolorosa. Termina con la fuente y mira a su verdugo buscando aprobación. El fornido no hace comentarios y se va. El hombre queda solo con la anciana y duda. Por fin se anima y abandona la cocina. Se retira caminando hacia atrás y cuando llega a la puerta se despide de la mamma con una reverencia. Inestable, sintiéndose mal, el estómago como una roca, cruza el negocio y se lanza hacia la luz del sol, acompañado por Beniamino Gigli que sigue cantando lo mismo y la voz del fornido que lo invita a regresar cuando desee.

 

 

Antonio Dal Masetto nació en Intra, Italia, en 1938, de padres obreros campesinos. Su familia emigró a la Argentina después de la Segunda Guerra Mundial y se radicó en Salto, provincia de Buenos Aires. Allí aprendió el castellano leyendo libros que elegía al azar en la biblioteca del pueblo. En su juventud ejerció oficios tan diversos como los de pintor de paredes, vendedor ambulante, heladero, empleado público y obrero en fábricas. Lacre, su primer libro de cuentos, mereció en 1964 la primera mención en el concurso Casa de las Américas de La Habana. Fue distinguido con el Segundo Premio Municipal Ciudad de Buenos Aires (por Fuego a discreción, novela, en 1983, y por Ni perros ni gatos, cuentos, en 1987); el Primer Premio Municipal y el Premio Club de los XIII por Oscuramente fuerte es la vida, novela; el Premio Planeta Biblioteca del Sur y la beca Fundación Antorchas por La tierra incomparable, novela; y el Premio Konex. También ha publicado Siete de oro, Siempre es difícil volver a casa, Amores (con ilustraciones de Luis Pollini), Gente del Bajo, Demasiado cerca desaparece, Hay unos tipos abajo, Bosque, El padre y otras historias, Crónicas argentinas, Tres genias en la magnolia, Señores más señoras, Sacrificios en días santos, La culpa, Cita en el Lago Maggiore, Imitación de la fábula y Crónica de un caminante. Sus novelas Hay unos tipos abajo y Siempre es difícil volver a casa fueron llevadas al cine. Durante años colaboró asiduamente con el periódico Página/12. Su obra ha sido traducida a diferentes idiomas. Murió en noviembre de 2015.

Contacto

e-mail
info@marcelofranganillo.com


teléfono
(0223) 4955194

 

dirección
Av. Luro 3071, Piso 5ºB

Mar del Plata

Bs. As.

Argentina

Editor Responsable

 

Los textos publicados en #LaPalabraPrecisa son autorizados y cedidos por los autores.
Queda prohibida la copia o difusión sin autorización expresa del mismo.