#LaPalabraPrecisa

#197

16/02/2018

 

La Feliz

Camilo Sánchez

 

 

La Feliz

Aquel verano del 88. Editorial Edhasa 2017

(Fragmento)

 

 

Algo raro sucede cuando la percepción de todos enfoca para el mismo lado. Nadie olvidará en La Feliz esa jornada, la neblina que persistió durante el día de la muerte de El Claun. Fue como una incursión o anticipo del otoño en La Feliz. El asombro seguía como comprimiendo la luz húmeda de ese día de una perplejidad desconocida.

Como si fuera un feriado, una Navidad o un Primero de Mayo, o como si se jugara un Mundial lejos, se expandía una letanía en toda la ciudad. Una porosidad que estaba en el aire. La gente pegada a las pantallas de televisión, que repetían sin fatigas la historia de El Claun, condensada, desde barrio de Pichincha en Rosario al Edificio Maral frente a Cabo Corrientes en La Feliz.

Estaban semivacías las playas.

Por Mogotes, comenzaban a desarmar las carpas hasta el próximo verano.

Esa tarde del sábado, ese mismo día de la muerte de El Claun, un hombre, un poco escorado a babor, remontó la cuesta de la avenida Colón. Como un gran comandante vikingo, decía su amigo Francisco Madariaga. Eran diez o doce personas los que siguieron a don Edgar Bayley hasta la costa.

Alguien llama, uno de los últimos libros de Bayley se presentaba esa misma tarde en La Feliz, averiada por la tragedia. En un bar que ya no está, pegado a Tio Curzio, de espaldas al Torreón del Monje, la voz de Bayley se deslizó, esa tarde noche, entre las cosas de este mundo.

La voz de Bayley era una letanía gozosa, un refucilo sordo que se apagaba en la luz.

Leyó don Edgar Bayley:

Y como me ha tentado siempre la claridad

Aquella vez cuando bajo un abierto y extendido sol

Comenzaron a encresparse las aguas de la bahía

Hasta adquirir un tinte violáceo

Y un gran pájaro blanco surgió de repente de entre las nubes

Batiendo sus alas y revoloteando suavemente a mi alrededor

Decidí que era el momento de arrojar estas palabras al mar

Porque la claridad que tanto he buscado

Sólo está en algunos silencios

En algunos espacios en blanco

Antes y después de unas pocas y triviales palabras

.

Leía don Edgard Bayley ese poema como recién desembarcado de una barcaza de avellanas, de espaldas al runrún de la muerte de El Claun que se tejía diez cuadras más allá.

Leía esas palabras sobre la claridad, don Edgar Bayley, y parecía saber, el hombre que leía frente al mar, que los buenos poemas siempre son de despedida: algo así como un pañuelo blanco que se agita en la punta de un muelle.

Leía don Edgard, mientras tres o cuatro pesqueros amarillos que habían salido de la banquina del Puerto, ya habían atravesado, cabeceando, la escollera sur.

De espaldas al muerto flamante, de espaldas al poema de Bayley, las pequeñas naves amarillas ponían proa hacia la noche inminente, diseminadas y juntas, y navegaban cada vez más pequeñas, y cabalgaban sobre el último tramo de agua más o menos segura, entre las dos escolleras, para avanzar después sí, rumbo al océano abierto.

Hay marineros que confiesan, en la intimidad, que atraviesan esa instancia con un nudo en la garganta: temen no volver a ver a sus hijos.

Otra que la intemperie sin fin.

 

 

 

Camilo Sánchez nació en Mar del Plata, en 1958, y ejerció el periodismo durante casi cuarenta años. En 1986 fue coautor de Haroldo Conti con vida, libro reeditado en el 2002 y 2006. Integró las redacciones que fundaron el diario Página 12 (1987) y la revista Viva del diario Clarín (1994). En el 2008, su trilogía poética Del viento en la ventana, fue finalista del concurso Olga Orozco, con un jurado integrado por Juan Gelman, Gonzálo Rojas, Antonio Gamoneda y Jorge Boccanera. En el 2012 fue socio fundador de la revista Dang Dai, primera publicación de intercambio cultural entre Argentina y China. Su novela, La viuda de los Van Gogh (Edhasa, 2012) fue editada en España, Alemania, Italia, México y Francia. En Buenos Aires actualmente dirige su sello editorial independiente, El Bien del Sauce, organiza laboratorios de escritura y dicta en TEA las materias Entrevista y Estilo para futuros periodistas. Camilo Sánchez nació en Mar del Plata, en 1958, y ejerció el periodismo durante casi cuarenta años. En 1986 fue coautor de Haroldo Conti con vida, libro reeditado en el 2002 y 2006. Integró las redacciones que fundaron el diario Página 12 (1987) y la revista Viva del diario Clarín (1994). En el 2008, su trilogía poética Del viento en la ventana, fue finalista del concurso Olga Orozco, con un jurado integrado por Juan Gelman, Gonzálo Rojas, Antonio Gamoneda y Jorge Boccanera. En el 2012 fue socio fundador de la revista Dang Dai, primera publicación de intercambio cultural entre Argentina y China. Su novela, La viuda de los Van Gogh (Edhasa, 2012) fue editada en España, Alemania, Italia, México y Francia. En Buenos Aires actualmente dirige su sello editorial independiente, El Bien del Sauce, organiza laboratorios de escritura y dicta en TEA las materias Entrevista y Estilo para futuros periodistas.

Contacto

e-mail
info@marcelofranganillo.com


teléfono
(0223) 4955194

 

dirección
Av. Luro 3071, Piso 5ºB

Mar del Plata

Bs. As.

Argentina

Editor Responsable

 

Los textos publicados en #LaPalabraPrecisa son autorizados y cedidos por los autores.
Queda prohibida la copia o difusión sin autorización expresa del mismo.