#LaPalabraPrecisa

#192

12/01/2018

 

Dale Di Lorenzo, decime

Luciana Balanesi

 

 

Di. Di Di Lorenzo dale, decime. Deci Di Lorenzo. Tan lindo decías. Tan bien que convencías. ¡ Tan macanudo parecías Di Lorenzo ! La carpa por temporada completa. Sí, claro. Del primero de diciembre al treinta y uno de marzo. Firme Di Lorenzo a disfrutar de los servicios contratados.  Carpa con cuatros sillas y una mesa. Familia tipo. Los pibes ni se sentían. Saludaban al  pasar cuando llegaban  al balneario. Yo los veía, entusiasmados  picaban la pelota, corrían al mar. Ojotas, gorrita y musculosa Di Lorenzo. Los recuerdo como si fuera hoy. Y tu mujer. Tu mujer Di Lorenzo saludaba de lejos. Antipática. Corta. El bolso del mate, la canasta y la heladerita  llenas de provisiones. La fruta Di Lorenzo,  el jugo para hidratar que tantas horas expuestos al sol y al viento marplatense son riegosas, los sándwiches a veces listos para comer, algunos días, me fuiste contando durante el verano,  los armaba tu mujer  en la carpa Di Lorenzo.   El día que contrataste el servicio ella entró a la administración  Di Lorenzo.  Ni un gesto. Nada. Seria y callada  hasta que le di las  credenciales de acceso a los vestuarios y las calcomanías rojas para el ingreso al estacionamiento.   La carpa con dos cocheras. No, cómo que una es descubierta. Dale. Todavía hay  disponibilidad, me dijiste, dame las dos cocheras cubiertas.  Está bien Di Lorenzo, te las doy. Era uno de mis primeros días en ese trabajo y estaba contenta. Eras mi primer cliente nuevo Di Lorenzo. Era la primera carpa  por temporada completa que vendía. La segunda cochera móvil y según disponibilidad  y orden de llegada te aclaré.  Pero  no. Tampoco. Dame una allá atrás total a mí no me molesta caminar unos metros. Estoy viniendo a la playa, estoy viniendo a disfrutar. ¿ Me entendes ? Te di la segunda cochera cubierta y fija Di Lorenzo. Y elegiste la carpa. Pasillo central, con sol de tarde. Te ibas tarde Di Lorenzo. Tu mujer era la última en entrar al vestuario de damas. Se bañaba sola. Los nenes la esperaban  limpitos,  engominados  y sentaditos Prohibido tenían salir del vestuario una vez que se habían bañado. No vaya a ser que se llenaran los pies de arena y ensuciaran el auto Di Lorenzo. Mira si eran buenos los pibes Di Lorenzo. La nena una muñeca.  Y disfrutaban. Cómo disfrutaban. Llegaban primeros, se iban últimos. ¿ Te acordas Di Lorenzo? Yo me acuerdo. Claro que me acuerdo. Como me acuerdo del único domingo de toda el verano que llenamos el balneario. Otra vez estaba contenta Di Lorenzo. Se alquiló todo Mogotes. Enero concluía y había que pagar los sueldos de los muchos empleados que mantenían en orden el balneario. Y te quejaste Di Lorenzo. ¡Te quejaste! Nos habíamos quedado sin agua caliente en los vestuarios. Mar del Plata estallaba por todos los rincones y no había agua en toda la ciudad. En el balneario tampoco había agua  Di Lorenzo. Tu mujer, Di Lorenzo, no se podía bañar. No podía engominar a los pibes y te tenías que volver a tu casa con los pies llenos de arena, se iban a ensuciar  las alfombritas del auto Di Lorenzo. Y  protestaste en la administración Di Lorenzo. ¿Te acordás? Había otros clientes.  La queja fue escandalosa Di Lorenzo. Pero al día siguiente otra vez todos contentos. Llovía pero claro. Sino los pibes se aburren en casa. ¿ Me entendes flaca ? Acá toman aire. Juegan a la paleta. Nosotros tomamos unos mates y se nos pasa el día. Son largos los días en verano para estar toda la tarde en casa. Volvían bañados y cansados los pibes Di Lorenzo. Di. Di Di Lorenzo qué se  siente disfrutar todos los santos días de la temporada de la carpa, las cuatro sillas, las cocheras fijas, las canchas de Paddle, la recreación, al agua caliente ( a excepción del último domingo de enero ), la presión en la ducha, las hamacas, la pileta para chicos y demás servicios y pagar a la jovencita  de la administración con cheques sin fondos  Dale. Decime Di Lorenzo. ¿Cómo se hace?  ¿ Cómo hiciste? Deci Di Lorenzo yo te prometo que no le digo a nadie.

 

 

Luciana Balanesi  nació en Mar del Plata 1974. Se recibió de  Diseñador Industrial en 1999 en la Universidad Nacional de dicha ciudad. Cursó talleres literarios con Gonzalo Viñao, Evangelina Aguilera  y  Gastón Franchini.  Actualmente está trabajando en un libro de cuentos breves.

Contacto

e-mail
info@marcelofranganillo.com


teléfono
(0223) 4955194

 

dirección
Av. Luro 3071, Piso 5ºB

Mar del Plata

Bs. As.

Argentina

Editor Responsable

 

Los textos publicados en #LaPalabraPrecisa son autorizados y cedidos por los autores.
Queda prohibida la copia o difusión sin autorización expresa del mismo.