#LaPalabraPrecisa

#147

03/03/2017

 

Nosotros, los lectores

María Dueñas

 

 

Nuestra posición personal ante un texto es siempre única e irremplazable. En la privacidad de nuestra cama bajo la luz de la mesilla de noche, al borde del mar en una tarde de agosto o en una biblioteca municipal un día de lluvia, cada cual asimila a su propia manera lo que lee y así se convierte en un intérprete irrepetible que alumbra las tramas con una mirada propia y original.

 

Recopilando las impresiones de los lectores que se me han acercado a lo largo de estos últimos años, he ido elaborando mentalmente un catálogo de perfiles en el que de todo he encontrado, para mi gran fascinación. Lectores con rasgos detectivescos que atan cabos antes de que el argumento los resuelva. Lectores cinematográficos que transforman mentalmente las escenas en fotogramas. Lectores románticos que absorben la lectura a través del corazón. Lectores compasivos que sufren con los personajes, ríen con sus alegrías, gritan con sus triunfos y sangran por sus heridas. Lectores currantes que machacan las líneas una a una, subrayan, memorizan citas, acuden al diccionario cuando no conocen un término y a internet cuando les falta algún dato. Lectores compulsivos que roban horas al sueño, posponen obligaciones y, a veces, absortos, hasta se saltan las paradas del metro o el autobús. Lectores rigurosos que comprueban que no te has columpiado en cierto dato, contrastan las fechas calendario en mano e incluso sacan la calculadora para certificar que has hecho las cuentas bien. Lectores viajeros que trazan mentalmente los mapas de los territorios transitados, reconstruyen la fisonomía de las ciudades y, a veces, incluso emprenden viajes reales a los destinos que salpican las novelas. Lectores soñadores que se ven a sí mismos encarnados en los personajes, vistiendo sus ropas y besando a sus amantes, durmiendo entre sus sábanas, comiendo de sus platos y sudando por su piel.  Lectores sanados a los que una lectura inesperada ayuda, si no a superar, sí al menos a aliviar su dolor y proporcionar un bálsamo para las heridas del cuerpo o del alma. Lectores disfrutones, analíticos, justicieros, conversos, nostálgicos, desafiantes, ansiosos, reincidentes… hasta el infinito podría llegar.

 

Mi catálogo contradice ese axioma mil veces oído según el cual sólo existen dos tipos de lectores: los buenos y los que no lo son. Como creo que les he dejado entrever, discrepo abiertamente. Todos los lectores son buenos, cada uno a su manera. Todos son valiosos y meritorios; todos contribuyen a que la lectura nunca nos deje de fascinar.

 

A ellos brindo este pequeño alegato a favor de la subjetividad, de la individualidad irreductible de cada cual al abrir un libro ante los ojos. Sea cual sea el que usted tenga junto a la almohada, disfrútelo a rabiar.

 

 

María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964) es doctora en Filología Inglesa. A lo largo de su carrera profesional ha impartido docencia en universidades norteamericanas y participado en múltiples proyectos educativos, culturales y editoriales. En 2009 irrumpe en el mundo de la literatura con El tiempo entre costuras, a la que sigue en 2012 Misión Olvido, y a finales de 2013 se estrena la serie de televisión basada en su primera novela con un gran éxito de espectadores. Traducida a más de treinta y cinco lenguas y vendidos más de 5.000.000 de ejemplares en todo el mundo, María Dueñas ha cautivado por igual a lectores y a crítica, y se ha convertido en una de las autoras más queridas en nuestro país..

Contacto

e-mail
info@marcelofranganillo.com


teléfono
(0223) 4955194

 

dirección
Av. Luro 3071, Piso 5ºB

Mar del Plata

Bs. As.

Argentina

Editor Responsable

 

Los textos publicados en #LaPalabraPrecisa son autorizados y cedidos por los autores.
Queda prohibida la copia o difusión sin autorización expresa del mismo.